Sobre el por que de las cosas…

Bueno, como primera entrada de este Blog/Tumblr creo que tengo que explicar que pretendo con el y por que siento que es importante.

Hace unos pocos días salió a la luz una carta abierta que escribió la hija adoptiva de Mia Farrow y Woody Allen, Dylan Farrow, en donde ella relata de manera muy directa el abuso sexual al que fue sometida en reiteradas ocasiones por parte de su padre, el famoso director.

Muchas opiniones se han dicho al respecto y tristemente me he desencantado de estrellas de la pantalla grande que solían ser un gran modelo a seguir para mi ya que se han mostrado indiferentes e incluso defendido al agresor.

Podría desentenderme de este tema fácilmente, casi tildándolo de problemas de farándula y etc. ¿Qué me concierne a mi los problemas de una familia famosa que no conozco y que ni si quiera viven en mi hemisferio? Pero si me importa, y mucho, por que es  nuestra oportunidad de ver a la cara un problema grotesco y terrible que frecuentemente se discute en el calor de una noticia escandalosa como el caso del ejecutivo del Banco Central, Enrique Orellana Cifuentes, o la terrible muerte del joven Bastian Bravo pero que después simplemente se abandona con una triste mirada cabizbaja y una convicción de que el mundo es un lugar horrible pero sin realmente hacer nada al respecto.

El abuso sexual a menores no debe ser solo parte en nuestros noticiarios de todos los días, parte a la que la mayoría, incluyéndome, evadimos para evitar el asco y pena que provoca. El abuso sexual a menores debería ser una discusión abierta y participativa, debería ser tema en nuestras salas de clases, lugares de trabajo y diferentes espacios sociales. Es una realidad que afecta a mas niños y niñas de los que se cree y que se mantiene oculta. Las victimas son silenciadas, ridiculizadas e incluso de les niega la veracidad de sus relatos.

Se mantiene la creencia que los abusos cometidos hacia menores son perpetrados por extraños, personas desconocidas de largos abrigos negros que ofrecen dulces a los niños en las calles, cuando la realidad es que lo mas probable es que sea alguien cercano y de confianza o aun peor, un propio familiar.

No le quito el derecho a cualquier persona de declararse inocente hasta probarse lo contrario, pero me parece curioso que en estos caso o en realidad ante cualquier caso de violencia sexual lo primero que pensamos es “No puede ser”, “Tiene que habérselo buscado”, “Tiene que haber gato encerrado” ¿No dice mucho sobre nuestra sociedad o de la clase de ciudadanos que inconscientemente estamos siendo el hecho de que estos dispuestos a poner en duda primero a la victima y luego al agresor? ¿No es extraño que ante cualquier caso de violencia, sea sexual, de genero, de derechos humanos o minorías sexuales, primero pensamos en que habrá hecho la victima para merecer tal destino?

Son preguntas abiertas que quiero dejar en su mente como primera entrada. Lo que espero conseguir con esto es abrir la discusión a temas incomodos pero eternamente presentes en nuestro día a día. Temas sobre violencia de todo tipo, sobre abusos en cualquiera de sus formas, sobre discriminación y sexismo, sobre opresión y de cómo ciertos sistemas nos van trasformando en cosas que realmente no queremos ser.

Mucho tiempo he estado callada y ya no quiero mas, mucho tiempo me he mordido la legua ante cosas que he creído no poder cambiar, pero ahora me doy cuenta que el primer paso para cualquier cambio es la información y la conversación abierta y franca. Solo estoy aquí para dar el primer argumento y me gustaría mucho escuchar de todos al respecto.

Me pueden llamar Ana y les doy la bienvenida a mi blog/tumblr.